La boda de Ana y Javi

Volvemos a la carga con una nueva boda de nuestra temporada 2016: una boda llena de detalles especiales, organizada con mucho mimo, una boda muy cuidada y con mucho sentimiento.

La boda de Ana y Javi en Aldea Tejera Negra

La boda de Ana y Javi fue una de esas bonitas sorpresas que te da la vida. Fuimos al colegio juntos durante toda nuestra etapa escolar, Javi era compañero de clase desde los 4 añitos y Ana, unos cursos por debajo. ¡Imaginaros nuestra cara al reencontrarnos para hablar de su boda! 

Javi vestido con chaqué de Anglomania y zapatos Lotusse, sorprendió a todos completando su look con sombrero de copa de Lock&Co. ¡Más elegante, no se puede! Ana, con estilo romántico y muy femenino, se decantó por Pronovias para su vestido de novia junto con unos zapatos a medida de Uniqshohes. El tocado de flores y el ramo de novia de Flores en el Columpio acompañaban a la perfección a todo el look.

Siempre es un placer organizar una boda en Aldea Tejera Negra, visitar esos “pueblos negros” llenos de encanto con esa arquitectura que lo hace tan especial… por eso, cuando Ana y Javi nos contaron que su boda sería en Campillo de Ranas, que sería una boda de fin de semana y que sería en Aldea Tejera Negra, sólo pudimos decir una cosa ¡Nos apuntamos!

Javi y Ana pensaron hasta el último detalle y querían que fuera una boda en la que todo el mundo se involucrara, ¡tanto es así que entre los novios y algunos invitados decoraron la iglesia de Campillo de Ranas para la ocasión!

Para la salida de los novios de la iglesia, montamos un rincón de pétalos y hojas de olivo para que los invitados les lanzaran. Una charanga amenizó la salida de la iglesia junto con un Buffet de quesos montado por el catering de Aldea Tejera Negra. Charanga que les acompañó en el camino a pie hasta la finca. Trayecto en el que la lluvia quiso acompañarnos, ¡aunque sin conseguir empañar ese momento tan mágico y divertido!

Nuestro seating compuesto por ventanales antiguos indicaba a los invitados en que mesa debían sentarse. 

Globos para indicar cual era cada mesa, farolillos customizados por los novios para los centros de mesa, mantelerías de diferentes colores siguiendo la gama cromática de la boda… y las bonitas vistas de Campillo de Ranas junto con momentos llenos de emoción y cariño transcurrieron durante la cena. 

Y como colofón final del día… ¡llegó la barra libre! Risas, fotos en nuestro photocall, saltos y mucho baile.

Gracias Javi y Ana por confiar en Dimeic para la decoración de vuestra boda y por permitirnos vivir con vosotros todo el proceso y ese día tan especial. ¡Gracias por vuestra implicación!

Fotografías: Mario Adan Fotografía

Compartir en: Facebooktwitterpinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *